4 meses, 3 semanas y 2 días

El director Cristian Mungiu pone todos los elementos del nuevo cine rumano al servicio de esta historia sobre las consecuencias de un aborto ilegal. "4 meses, 3 semanas y 2 días" es un logro impresionante, que mediante una actuación brillante y su pureza y honestidad captura no solo la historia del aborto sobre el cual gira sino las constantes negociaciones necesarias para poder sobrevivir durante los últimos estertores del bloque soviético.

With:
Otilia -- Anamaria Marinca Gabita -- Laura Vasiliu Sr. Bebe -- Vlad Ivanov Adi -- Alex Potocean Gina, madre de Adi -- Luminita Gheorghiu Grigore, padre de Adi -- Adi Carauleanu

El director Cristian Mungiu pone todos los elementos del nuevo cine rumano al servicio de esta historia sobre las consecuencias de un aborto ilegal. “4 meses, 3 semanas y 2 días” es un logro impresionante, que mediante una actuación brillante y su pureza y honestidad captura no solo la historia del aborto sobre el cual gira sino las constantes negociaciones necesarias para poder sobrevivir durante los últimos estertores del bloque soviético. La obra maestra de Mungiu, que muestra las tomas largas, la cámara controlada y el diálogo sorprendentemente natural característicos del cine de su país, sólo se resiente de un pequeño paso en falso en lo que es por lo demás una historia bellamente hilada. El filme es una nueva prueba de la prominencia de Rumanía en el mundo cinematográfico, y atraerá audiencias exigentes a las salas especializadas de los Estados Unidos y Europa.

La película, de la que se hablará sin duda con la misma estima que de “The Death of Mr. Lazarescu”, con la que comparte director de fotografía (Oleg Mutu), está pensada, igual que este otro éxito inesperado, como la primera de una saga, titulada irónicamente “Tales From the Golden Age” (“Historias de la Edad de Oro”). Mungiu aspira a visualizar el destructivo peso de los compromisos vitales durante el gobierno de Ceaucescu a través de relatos agudos y muy humanos. Si podemos guiarnos por “4 Months”, lo que Mungiu denomina “leyendas urbanas” son más bien tragedias, escogidas entre las miles de historias que dan fe de daños causados no al cuerpo sino al alma.

Mungiu graba cada escena en una toma, con la cámara bien permaneciendo quieta mientras los personajes entran y salen del encuadre, bien siguiendo sus movimientos. En 1987, en una residencia universitaria, las compañeras de habitación Gabita (Laura Vasiliu) y Otilia (Anamaria Marinca) hablan de lo que necesitan para el día siguiente. Aunque aún no está claro qué es lo que está causándole los nervios que casi la paralizan, Gabita se queda en la habitación mientras la pragmática Otilia compra, intercambia y toma prestados jabón, cigarillos, dinero…. de sus compañeros y su novio Adi (Alex Potocean).

Al salir de la residencia Otilia se dirige al hotel en el que Gabita ha reservado una habitación, pero la desagradable recepcionista le dice que no tiene ninguna reserva y se ve obligada a buscar en otra parte. Tras ello se reúne con el Sr. Bebe (Vlad Ivanov), un practicante de abortos clandestino de rostro frío al que no le complace descubrir que no ha seguido sus instrucciones al pie de la letra.

Bebe se sirve de ataques psicológicos para someter a las jóvenes a su voluntad. Al descubrir que el embarazo de Gabita está más avanzado de lo que ella afirmaba, pide un alto precio: no solo dinero, sino favores sexuales por parte de las dos mujeres, antes de comenzar. Tras unas negociaciones terribles, aceptan.

Tras pasar rápidamente las violaciones, Bebe asume una actitud casi solícita y comienza la operación. La cámara queda fija durante una larga toma, con el cuerpo tumbado de Gabita, con sus rodillas levantadas, extendiéndose a lo largo de toda la pantalla. La capacidad de Mungiu de conseguir un sentimiento de incomodidad manteniendo la discreción es notable: la confianza entre la cámara y los personajes y el respeto de Mungiu por las dos mujeres nunca decae. Tras insertar una sonda e inyectar un fluido, Bebe les dice qué deben hacer cuando Gabita rechace el feto y se va.

Cuando estás pensando que el tiempo cinematográfico está pasando más rápido, resulta algo chocante darse cuenta de que aún hay luz cuando Otilia deja el hotel a regañadientes para asistir a la fiesta de cumpleaños de la madre de Adi. Con la cámara centrade en Otilia, apretujada entre los invitados en la mesa, se puede palpar la incomodidad; la joven trata de mantener oculto un remolino de emociones hasta que casi asoman a la superficie. Es una escena notable, sostenida, centrada alrededor de una actuación extraordinaria. Otilia huye lo antes posible, de vuelta al hotel y a Gabita.

Por supuesto, no estamos ante una copia de “El secreto de Vera Drake” aunque hay un cierto parecido en la intensidad con la que Mike Leigh y Mungiu se concentran en los personajes. Aquí el estilo es aún menos recargado, aunque la rigidez de las formas se logra con tal naturalidad que las complejidades son difíciles de ver. Mungiu pone mucho cuidado en concentrarse sólo en lo esencial, y sólo comete un pequeño error al centrarse en un feto: es un momento que queda completamente fuera de lugar comparado con el resto de la película y sólo sirve para causar impresión.

La mayor revelación es la espectacular actuación de Marinca en el papel de Otilia. No es sólo por la forma en la que logra que un diálogo guionizado parezca totalmente real (aptitud que comparte con el resto del reparto) sino por su capacidad de mostrar silenciosamente su lucha interna. Vasiliu también está espléndida, una joven asustada y desesperada por acabar con sus problemas.

Como ya había mostrado con “Mr. Lazarescu”, el director de fotografía Mutu (que aquí también es productor) es capaz de lograr efectos milagrosos con su cámara **’observational’, capturando todo lo necesario sin llegar a resultar intrusivo. Todos los espacios, incluso los exteriores, dan sensación de claustrofobia; las puertas nunca permiten la huida, y la noche, con sus sonidos repentinos y desconocidos, es especialmente amenazante. Los apagados tonos cemento capturan la aplastante fealdad de la vida en la zona soviética.

4 meses, 3 semanas y 2 días

Rumanía

Production: Una producción de Mobra Films, en asociación con Saga Film. (Ventas internacionales: Wild Bunch, París). Producida por Oleg Mutu, Cristian Mungiu. Productora ejecutiva, Florentina Onea. Coproductor, Alex Teodorescu. Escrita y dirigida por Cristian Mungiu.

Crew: Cámara (color, widescreen), Oleg Mutu; editora, Dana Bunescu; diseñadora de producción, Mihaela Poenaru; diseñadora de vestuario, Dana Istrate; sonido (Dolby), Titi Fleancu, Dana Bunescu, Cristian Tarnovetchi; mezcla de sonido, Cristinel Sirli; asistente de producción, Philippe Avril; productor asociado, Dan Burlac; casting, Catalin Dordea. 'Reviewed' en el festival de cine de Cannes (competición), el 16 de mayo de 2007. Duración: 113 minutos.

Cast: Otilia -- Anamaria Marinca Gabita -- Laura Vasiliu Sr. Bebe -- Vlad Ivanov Adi -- Alex Potocean Gina, madre de Adi -- Luminita Gheorghiu Grigore, padre de Adi -- Adi CarauleanuActúan: Liliana Mocanu, Tania Popa, Teo Corban, Cerasela Iosifescu, Doru Ana, Eugenia Bosanceanu, Ioan Sabdaru, Cristina Buburuz, Marioara Sterian, Emil Coseru, Georgeta Paduraru Burdujan, Geo Dobre.

More Scene

  • Ryan Murphy Pose

    Ryan Murphy on 'Showrunning as Advocacy' and the Post-Me Too 'Age of Enlightenment'

    El director Cristian Mungiu pone todos los elementos del nuevo cine rumano al servicio de esta historia sobre las consecuencias de un aborto ilegal. “4 meses, 3 semanas y 2 días” es un logro impresionante, que mediante una actuación brillante y su pureza y honestidad captura no solo la historia del aborto sobre el cual […]

  • 'The Sinner' film premiere

    Jessica Biel Closes Her Kid-Friendly Au Fudge Restaurant

    El director Cristian Mungiu pone todos los elementos del nuevo cine rumano al servicio de esta historia sobre las consecuencias de un aborto ilegal. “4 meses, 3 semanas y 2 días” es un logro impresionante, que mediante una actuación brillante y su pureza y honestidad captura no solo la historia del aborto sobre el cual […]

  • Comedy Converstion with L to R:

    Just for Laughs Festival Honors Tiffany Haddish, Hannah Gadsby, More

    El director Cristian Mungiu pone todos los elementos del nuevo cine rumano al servicio de esta historia sobre las consecuencias de un aborto ilegal. “4 meses, 3 semanas y 2 días” es un logro impresionante, que mediante una actuación brillante y su pureza y honestidad captura no solo la historia del aborto sobre el cual […]

  • Paul Krassner Memoir Illustration

    Paul Krassner on Resisting With Humor

    El director Cristian Mungiu pone todos los elementos del nuevo cine rumano al servicio de esta historia sobre las consecuencias de un aborto ilegal. “4 meses, 3 semanas y 2 días” es un logro impresionante, que mediante una actuación brillante y su pureza y honestidad captura no solo la historia del aborto sobre el cual […]

  • Just for Laughs Festival Montreal

    Just for Laughs Festival Is the Coachella of Comedy

    El director Cristian Mungiu pone todos los elementos del nuevo cine rumano al servicio de esta historia sobre las consecuencias de un aborto ilegal. “4 meses, 3 semanas y 2 días” es un logro impresionante, que mediante una actuación brillante y su pureza y honestidad captura no solo la historia del aborto sobre el cual […]

  • National Comedy Center Set To Open

    National Comedy Center Set To Open During Lucille Ball Fest

    El director Cristian Mungiu pone todos los elementos del nuevo cine rumano al servicio de esta historia sobre las consecuencias de un aborto ilegal. “4 meses, 3 semanas y 2 días” es un logro impresionante, que mediante una actuación brillante y su pureza y honestidad captura no solo la historia del aborto sobre el cual […]

More From Our Brands

Access exclusive content