La cadena ETB apoyará con $6,8 millones al audiovisual de Euskadi

SAN SEBASTIAN — La exhibidora Usoa Urbieta y la distribuidora Marian Galárraga, de Tinko Filmeak, han unido fuerzas para intentar que la lengua vasca, una de las más antiguas de Europa, resulte un idioma popular para el público que va a las salas de cine.

Urbieta anunció el miércoles que Aretoak, compañía de la que es directora, tiene como objetivo llegar a distribuir películas en los cerca de 40 cines que regularmente programan títulos en euskera.

Tinko ya compra derechos de películas para doblarlas a la lengua vasca, principalmente procedentes de Europa y orientados a un público infantil y juvenil.

“El punto más débil ahora mismo es la exhibición de estas películas en circuitos comerciales”, señaló Urbieta. Aretoak comienza con tres títulos: la comedia romántica sueca “Horsing Around”, el film de animación producido por Zentropa “Los Tres Mosqueteros” y el drama holandés “Winky’s Horse”.

La iniciativa se enfrenta a grandes desafíos. En democracia, el 55% de los vascos hablan euskera. Muchos sienten pasión hacia su lengua y se han esforzado por aprender su intrincada gramática.

Hasta la fecha, sin embargo, sólo los lanzamientos navideños orientados a los niños han logrado recaudar cifras aceptables. Parece que el euskera no se asocia con la experiencia de la gran pantalla. Esto preocupa a los politicos.

Tinko tiene acceso a una parte de las ayudas oficiales, próximas al millón de euros ($1,3 millones), destinadas al doblaje al euskera.

La puesta en marcha de Aretoak es tan sólo el más reciente intento por hacer arrancar una industria vasca.

Días atrás en San Sebastián el Gobierno vasco anunció que la cadena pública ETB invertirá el 5% de su facturación anual -unos $6,8 millones- en producciones europeas.

Las regiones españolas con sectores de producción más vibrantes -Cataluña y Galicia- han sido impulsadas con dinero de las cadenas públicas.

“Esta medida es un avance. Hasta ahora las ayudas vigentes estaban siempre condicionadas a que consiguieras una financiación de fuera del País Vasco. Pero habrá que conocer más detalles,” comentó el veterano productor vasco Ángel Amigo, que produjo títulos claves -”La fuga de Segovia” (1982)- en el apogeo del cine vasco en el postfranquismo.

Existen otros signos de posible crecimiento. El Día del Cine Vasco, ahora integrado más firmemente en el festival, mostró 12 películas, incluyendo el thriller “La sombra de nadie”, del director Pablo Malo, ganador de un premio Goya.

Una nueva generación de directores está emergiendo: “La influencia”, de Pedro Aguilera, y “Cosmos”, de Diego Fandos, ambas películas producidas por el veterano productor José María Lara, participan en el festival.

Koldo Serra se unió al productor donostiarra Iker Monfort y al mini-estudio Filmax para dirigir “Bosque de sombras”, que protagonizó Gary Oldman. Pero todo esto necesita continuidad, dinero, talento y también un firme apoyo por parte del festival.

Filed Under:

Follow @Variety on Twitter for breaking news, reviews and more